Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

The Sandman, de Netflix. ¿Tan buena como el original?

Ya sé que llevo un mes sin escribir acá. Les comento: cambié de trabajo. Ya era hora, estoy feliz. El problema es que ya no tengo acceso al blog tanto como antes, más por problemas de acceso a la conexión que otra cosa. Pero bueno, hay algo de lo que tenemos que hablar, y ya es hora de que lo hagamos. Hay que hablar de The Sandman, la serie, que salió el pasado cinco de agosto y yo he dejado enfriar lo suficiente como para que los gritos de perra loca no se trasladen a esta entrada. Pondré lo bueno y lo malo, para ser justos.

Como yo soy virtualmente incapaz de reseñar algo sin spoiles, pongo la advertencia.

Para nadie es un secreto que yo soy una fan descocada de Neil Gaiman. De su obra me he leído todo lo que he logrado conseguir, y The Sandman, la novela gráfica, está entre mis favoritos. Podemos decir que me abrió la puerta a un mundo de historias interesantes en un medio que hasta el otro día no me interesaba en absoluto. Nunca me van a ir los comics de superhéroes, eso está claro, pero descubrir a The Sandman me llevó a descubrir, entre otras cosas, a Alan Moore y nunca agradeceré lo suficiente por eso. Pero ahora analicemos la serie.

1. Lo que me encantó

Empecemos por acá. La fotografía. Definitivamente, la fotografía. No solo lograron copiar algunos planos magistrales del cómic de forma casi idéntica e incluso mejorada, sino que captaron en general el ambiente, los personajes… y la visión del Dreaming es hermosa.

En ese sentido, la adaptación me gustó mucho. Ya una vez hace tiempo dije que lo que más me había gustado de Avatar era que usaran el CGI para algo más que pura pelea y explosión sin sentido, sino para crear ambientaciones que te dejen caer la mandíbula. Aquí, claramente, se logra. En este aspecto yo, en mi opinión muy poco profesional, les doy un 10/10.

2. Los personajes

Hablemos entonces del elenco. Eso ha provocado más de un calientamiento entre muchos fans, pero a mí francamente me encantaron la mayoría de las elecciones. Tom Sturridge (Dream) me convence, aunque en mi criterio se queda un poco por detrás de la magnífica interpretación que nos está dando James McAvoy en el audiodrama. Con el mérito, además, de que Tom tiene todas sus armas para trabajar: el físico, el movimiento etc, mientras que McAvoy nos convence y nos hechiza solo con la voz. El pobre Tom, sin embargo, está muy bien, no me quejo.

Tom Sturridge como Dream of the Endless

Más de una crítica han provocado ciertos cambios de raza o género en los personajes más amados por el público. Tal es el caso de Death, Lucien/Lucienne, John/Johanna Constantine, Lucifer Morningstar, Unity Kinkaid, Rose Walker… A mí esos cambios me han dado igual, me parece que en general lo hicieron bien. Death es exactamente tan comprensiva y empática como la imaginaba, me da igual de qué color sea (los Endless, métanselo en la cabeza de una vez, son personificaciones antropomórficas que varían según los códigos simbólicos y referencias culturales de cada cual, no tienen raza).

Ahora bien: a Rose Walker no la tragué, no me bajó por la garganta. Claro que eso tiene que ver más con la actriz y con la forma en que se trabajó el personaje, que con el cambio de raza. Aunque probablemente no me iba a caer bien de ninguna forma, porque todo lo que le hicieron la historia de Lyta y Hector Hall y de Rose y su hermanito fue un crimen, la verdad.

A ver, está clarísimo para todo el mundo que esta serie se está independizando todo lo posible del universo DC. Imagino las razones (levanten la mano todos los que le han perdido el respeto al DCU y al MCU en estos años de producción pantagruélica de películas mediocres), pero vamos. Extrañé la referencia de que John Dee escapó del Arkham Asylum, extrañé el cameo del Espantapájaros… y me dolió el cambio que le hicieron a la historia de Lyta Hall. Es un personaje demasiado importante, créanme, más adelante lo verán, como para cambiar su historia así. Además, me transforma la historia de Jed Walker. Y hablando de Jed Walker: que un niño que ha vivido años en sus condiciones esté tan gordito y rozagante como se ve en la serie es algo de lo que deberían estar hablando, y no de si Death tiene el maquillaje icónico o no.

Antes de salir de la categoría de personajes, vamos a reconocer a dos maravillosas sorpresas. Mason Alexander Parks brilla como Desire. Es exactamente lo que yo quería ver. Y Boyd Holbrook como The Corinthian es todo un descubrimiento. Me hizo cuestionarme un montón de cosas.

Desire
The Corinthian

Porque todos sabíamos que Stephen Fry la iba a romper como Gilbert/Fiddler´s Green; que David Thewlis iba a hacer un John Dee soberbio… vamos, lo que se sabe no se pregunta, ¿no? Ah, un reconocimiento para Ferdinand Kingsley (Hob Gadling). Su personaje es uno de mis favoritos de todo el comic y para mí, uno de los más importantes, aunque no salga tanto. Este Hob de la pantalla me parece simpático, brillante, perfecto. Me encantó. Así que vamos a darles un 10/10, que una golondrina no compone verano.

3. Los cambios en la trama

Aquí es donde, para mí, la cosa riza el rizo. A ver, en el comic, Dream solo permanece prisionero unos 70 años. Eso significa que Alex Burguess, quien solo era un niño cuando lo encarcelaron, tiene unos muy lógicos y normales 80 y pico de años cuando se libera. Esto significa que Unity, quien tenía 12 cuando lo apresaron y fue víctima de la encefalitis letárgica que esto provocó, tendría unos comprensibles 80 y pico de años también cuando Dream se libera y ella despierta. Significa que Dream, que se libera en 1988, logra asistir a tiempo a su reunión de cada siglo con Hob (1989). Pero en la serie, el tiempo de prisión de Dream fue alargado hasta 2020. Entendamos bien esto. Dream está preso desde 1916, o sea, 104 años.

Entonces… Ni Alex ni Unity estarían vivos, ¿no? Suponiendo que llegaran a los 114 y 116 años, edades bastante respetables a las que solo llega un… a ver. Según Google, ahora mismo se calculan (y no es exacto) medio millón de centenarios en todo el mundo. Pero de esos solo llegan a supercentenarios (110 años o más) una de cada mil. Únicamente un 2% de los ancianos que han alcanzado los 110 años de edad sobreviven 5 años más. Se estima que hay de 350 a 400 supercentenarios vivos en el mundo, aunque tan solo se conocen aproximadamente 45. O sea, que Alex y Unity son casos muy aislados… Alex está todo desbaratado, en silla de ruedas y tal, pero su pareja, que en la serie es de aproximadamente su misma edad, está de lo más fuerte y sano… Y Unity parece de 70, cuanto más.

¿En serio tengo que creer que esta señora tiene 116 años?

El quid de la cuestión es que todo esto podría tener una explicación, como en el caso de Ethel Cripps (está en posesión de un amuleto, etc). También John Dee, su hijo, en la serie, hijo biológico de Roderick Burguess. Viendo este cambio, habría nacido poco después de Ethel escaparse con las pertenencias de Dream, así que también tendría una edad mucho más avanzada de la que aparenta. Aunque claro, en su caso, la posesión del rubí podría justificar su juventud. Podrían haber insinuado que la presencia de Dream en su sótano de alguna manera mantiene «joven» a Alex, pero jamás se dice, y nadie parece asombrarse de su edad y su apariencia, ni las de su pareja. Y en el caso de Unity, ni siquiera se toman la molestia.

Yo digo que John Dee se conserva muy bien para estar entre los 80 y pico y los 90 años…

Incluso suponiendo que retrasen su prisión a 1920, o sea un siglo exacto, la cuenta NO DA. Además, llega 31 años tarde a la reunión con Hob. Eso me dolió por el pobre Hob, la verdad. 31 años creyendo que había perdido al único amigo que podía vivir tanto como él. Es pa llorar. Y sí, hay otras cosas. Ya hablé del tema Lyta y Héctor, vaya basura hicieron ahí. La pelea en el Infierno me la jodieron completica, no me gustó. No me molestaron los cambios a la historia de Ethel, y personalmente me gustó mucho que saliera más y se le diera más importancia al Corinthian (y no solo porqué está buenísimo y sexy cantidad). Aquí les daré un 7/10. Y en cuanto a trama en general, a cómo se desarrolla la serie y cómo conectan las historias, vamos a darle un 8 (maldito perfeccionismo).

Finalmente: los mejores capítulos

Aquí caigo en una trampa de fan. Ya vengo con mis capítulos preferidos desde el cómic. Pero venga, vamos. El primero, El sueño de los justos, está bien. Cuenta lo que tiene que contar y lo hace bien. La fotografía es sublime. El 2, Anfitriones imperfectos, está bien, aunque… #JusticeForGregory, ¿qué mamada fue esa? El 3, Sueña conmigo, el capítulo de Constantine, está bien, aunque en comparación me gusta más como sucede en el comic. Capítulo 4, Una esperanza en el Infierno, empezó bien, magnífico, sublime… pero, la pelea… me cagaron eso ahí. Voy a decir que está bien porque la fotografía y los efectos especiales son geniales. Pero lo mejor de esa historia era esa pelea.

24 Horas

Y llegamos al 5, 24 horas, el capítulo de John Dee. En el comic ya es traumático, acá casi no pude verlo. Crea una atmósfera lo suficientemente terrorífica, logra que sigamos el hilo… en fin, en mi top 3 de la temporada. The sound of her wings (lo siento, el nombre es icónico en inglés, no me nace traducirlo), el 6, es precioso. Ahí se cuentan dos de mis historias favoritas de los primeros momentos del comic: la primera aparición de Death, con toda la carga emocional que conlleva, y Hob, que ya dije cuan importante me parece. Lo hicieron bien y hermoso, y tanto la ambientación como el diseño de vestuario son de diez. También top 3.

Morpheus y Death

Capítulos 7 y 8 me dan perfectamente igual. Nunca fueron de mis favoritos en el cómic, y aquí tampoco. Aparte, uno de los cambios que más me disgusta está acá. Luego el 9, Collectors, ya era uno de mis favoritos en el comic porque vaya tela la clase de personajes que nos presenta. Vaya tela todo. Cómo rayos se le pudo ocurrir a Neil Gaiman esta locura. Es un gran capítulo, no me quejo. Que todavía quede buena parte de Collectors en el 10 es lo que lo salva para mí, porque al caerme Rose tan mal y al yo saber lo que iba a suceder, la verdad es que me daba lo mismo su destino.

Y luego claro, el capítulo sorpresa, el bono que no debía haber salido, pero salió porque el mundo a veces es bueno y generoso: Un sueño de mil gatos/Calíope. Dos de mis historias favoritas del comic. Sopresas muy gratas en el elenco de voces. He llorado de mala manera y demasiados gatos en el mundo lo han visto con demasiada atención. Estamos condenados. Top 3.

Una de mis fotos favoritas de un gato viendo el capítulo. La representación es importante 😉

En general me ha parecido buena. Le doy un 9/10. Solo porque hay cosillas que no me han gustado, una vez pasada la excitación y viéndolo todo más fríamente. De cualquier manera, pienso pelear con todas mis fuerzas porque haya un temporada 2, y 3, y así hasta que el comic llegue a su final natural. Ah, y hagan también Overture.

3 comentarios sobre “The Sandman, de Netflix. ¿Tan buena como el original?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: