Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Orgullo y Prejuicio para dummies (5)

Y llegamos al final!!! Atentos.

CAPÍTULO 47

En efecto, la casa de los Bennet es un caos. A estas alturas todos los vecinos se han enterado y comienzan a rehuirles como si tuvieran la peste. Y en efecto la tienen: Lydia les ha contagiado su «indecencia». Como siempre pasa, los vecinos se «entristecen» por su situación, mientras esperan comiendo rositas de maíz que la desgracia sea todavía peor, pa tener en que entretenerse.

CAPÍTULO 48

Y los secretos del Wickham comienzan a salir a la luz. Está endeudado hasta las trancas y si no se iba, lo iban. Llevarse a Lydia en su fuga fue una manera de matar el tiempo, y ella estaba disponible así que… Sospechan ahora que se han escondido en Londres, una ciudad tan grande y poblada que sin una cantidad enorme de recursos, es imposible rastrearlos. El futuro de Lydia pinta más negro con cada hora que pasa.

La familia B está devastada.

CAPÍTULO 49

Finalmente llegan noticias del tío Gardiner, que se ha quedado en su residencia en Londres buscando a la sobrina. Lydia ha aparecido! Está con Wickham pero no están casados y él no tiene la menor intención de estarlo. Eventualmente a Wickham se le ha podido persuadir (no sé porque, me imagino una escena tipo El Padrino), pero llevará una cantidad de plata para blanquear sus deudas y dotar a la muchachita. El srB está seguro de que el Gardiner ha puesto plata de su bolsillo, lo cual es otro problema que se suma a la situación económica de los Bennet.

Elizabeth está preocupada de todas formas. No hay manera de que su hermanita pueda ser feliz con alguien como Wickham. Pero lo hecho, hecho está. Ay, si no le hubiera contado todo a Darcy!

Volverán a verse nuestros protagonistas alguna vez después de este tremendo escándalo?

Dios mío que manera de tener capítulos este libro! Pero ahora es que la cosa va a tomar su nivel, lo prometo.

CAPÍTULO 50

La boda está preparada Elizabeth está deprimida. Resumo: uno siempre quiere aquello que no puede tener. Y que será lo que nuestra prota quiere, y ahora está más lejos que nunca? Ah pues. Una pista: tiene un hermoso pelo oscuro, una buena estatura y todo por demás igualmente grande. Me refiero a la casa, la finca, la fortuna. Y porque no, la inteligencia y otras cosillas. Mal pensados.

CAPÍTULO 51

Se han casado y se van a ir lejos de allí, alguien generoso le ha pagado al atorrante una plaza en el ejército regular. Pasan a despedirse de la familia y todo es muy incómodo. En eso, Lydia deja escapar algo que no nos esperábamos.

Elizabeth casi se atraganta con un pedazo de pan. Espera QUÉ?

Como nadie más está dispuesto a abrir la boca, Elizabeth le quema el móvil a la tía Gardiner. El sms siempre es el mismo:

«TÍA QUÉ HACÍA DARCY EN LA BODA DE LYDIA CONTÉSTAME YA QUE ME VA A DAR ALGO»

Y ahora somos nosotros a quienes se nos va el aguazúca por el camino viejo. Espera QUÉ???

CAPÍTULO 52

«Uy sobri, pero que me cuentas? No sabes nada del asunto Darcy? Mira  yo pensaba que estabas más que involucrada en el tema… Pero bueno, si de verdad no sabes nada, te paso el chisme.

A los pocos días de venir para Londres, nos visitó Darcy. Había encontrado él solito a los dos fugados, porque se estaban quedando en casa de una que tenía que cuidar a la hermanita del hombre y a la cual botaron no me dijo porque razón. Ella seguía compinchada con el Wickham y los hospedó pero Darcy fue directo pa allá y los descubrió. Habló con Wickham, quien se quiso hacer el bárbaro pero parece que Darcy le hizo una propuesta que no pudo rechazar y acabó poniéndose razonable. Luego vino a vernos, con todo el asunto ya amarrado y con Wickham agarrao por el pescuezo.

Todo lo pagó él. Las deudas del otro innombrable, que más o menos son a las 11 mil vírgenes y más, le debía plata hasta al caballo del regimiento. Un dinero extra para dote de Lydia. La palanca pa que progrese en el ejército. Todo. Un amor el Darcy, si me preguntas a mí.

No sé realmente en que están uds dos, pero te recuerdo que calzo un 38. Besotes, tu tía»

Elizabeth se queda como pescao en nevera, como pulga en perro plástico, no entiende nada y si le explican menos y si le preguntas ahora mismo cuánto es dos más dos te va a decir Australia.

Bueno, ya todo el terreno está preparado, no? Ahora va a venir Darcy con un ramo de flores, o alguna babosada rosa de esas, con un anillo de zafiros o algo de eso y la Elizabeth le va a decir que sí, que gracias por todo, que siempre pensó mal de él sin razón y que lo ama y lo ama? No? No?

Pues no. Recuerden que Darcy es taaan noble y taaan perfecto que lo ha hecho todo en secreto para que Elizabeth no sienta que tiene una deuda con él. O algo de eso, la novela nunca se cuenta desde su punto de vista. Todavía falta un poco.

CAPÍTULOS 53 y 54: sorpresa! Bingley vuelve al pueblo! Hermanas venenosas en ringla pero bueno, nada es perfecto en esta vida. Viene a visitar a los Bennet, y trae a Darcy! Quien se queda mudo en un rincón porque, bueno, es Darcy y hay cosas que no cambian. El día que ese hombre sea el centro de una fiesta revísenlo, que lo han drogao. Así que Elizabeth está en cortocircuito intentando ver cómo se le acerca para agradecerle. No hay chance.

CAPÍTULO 55 y Bingley FINALMENTE se consigue un par de pelotas y se le declara a Jane. Darcy brilla por su ausencia y ya a Elizabeth le da lo mismo 8 que 80, asco de vida.

CAPÍTULO 56 y… Ese no es el carruaje de lady Catherine, la repesaísima tía de Darcy? Qué querrá?

Lady Catherine: he venido porque hay un chuchuchú de que tú y mi sobrino están enredados. Es verdad?

Elizabeth: bueno, la cos—

Lady Catherine: porque te advierto que si es verdad, te van a caer encima hasta los mejores bablawos de Inglaterra. Darcy se tiene que casar con mi hija, eso está cuadrao desde que nacieron, hasta sus horóscopos coinciden. Y vienes tú, so fresca, a meterte?

Elizabeth: si él está de verdad comprometido para casarse con tu hija, cómo es que me lo está pidiendo a mí?

Lady C: bueno, es que él no lo sabe. O sea, sí lo sabe, pero hasta ahora no ha estado de acuerdo. Pero igual las cosas como son: llevo tonga de años preparando pa que mi hija herede to eso, y no vas a venir tú a joder. Es verdad que están enredados?

Elizabeth: esto… No, la verdad es que no.

Lady C: bien. Ahora prométeme que nunca le vas a oír la muela.

Elizabeth: nah, señora, ud tiene que parar. A fe de qué? No le prometo un carajo. Ni que fuera la Virgen del Cobre.

Lady C: pero cómo! Tú (insertar todos los insultos que se les ocurran)!!!

Elizabeth: mire tía, ya basta. Vaya bajanda por ahí pa allá antes de que me olvide que ud ya coge pollo de viejos y le suene una galleta. Anda, piérdase.

Lady C: se lo voy a contar a Darcy!

Elizabeth: como si le cuenta y como si le enseña la tabla del 8 también!

Con lo cual la amable y generosa anciana se va y Elizabeth se retira a su cuarto a hacer mindfullness porque el médico le dijo que los infartos están de a gratis.

Y FINALMENTE hemos llegado al final de Orgullo y Prejuicio para dummies!!!

Darcy ha venido! Elizabeth no esperaba volver a verlo, después de las pestes que le habría soltado Lady Catherine. Aunque a ver, Elizabeth, no seas injusta, que Darcy es de los que convencen a los otros (y miro de reojo a Bingley que ahora está feliz pero bastante nos costó). Llega el final de Orgullo y Prejuicio para dummies (al fin).

Bingley quiere coger monte para poder hablar con Jane sin el bulto de carabinas alrededor, así que se van todos a dar una vuelta y ellos se alejan un poquito. No piensen mal, es para conversar sobre el futuro y recitarse poemas ñoños y esas cosas de enamorados que a la dueña de este perfil le gustan tanto 🙄

Así que eventualmente Darcy y Elizabeth también se quedan medio apartados y ella, está loquita porque pase algo, no sé, alguna cosa, pero él no reacciona. Again: es Darcy. Así que ella agarra la sartén por el mango y le suelta:

E: tengo que agradecerte por lo de Lydia. Al final me llegó el chisme, a stalker no me gana nadie. Nadie más lo sabe, pero yo sí, y no sé cómo podría agradecértelo.

Corramos un velo por los pensamientos de Darcy, que probablemente tiene una muy buena idea de cómo podría.

D: No lo hice por nadie, ni por tu hermana que la verdad no podría importarme menos. Lo hice por ti. Pero si todavía estás en el mismo plan de la vez pasada solo dilo y más nunca saco el tema. No es no.

Elizabeth está con taquicardia y esta vez no hay técnica de respiración que valga.

E: Olvídate de que eso alguna vez pasó.

D: tons, es un sí? Mi tía me armó tremendo escándalo, pero por lo que me dijo llegué a pensar que tal vez…

Finalmente toca avisarle a la familia y todo eso, se imaginarán la cara que ponen todos. Para el resto de los personajes de esta historia, salvo quizás Charlotte y la tía Gardiner, estos dos nada que ver.

Pero esas cosas son así, y nuestros protas acabaron felices como perdices.

Anuncio publicitario

Un comentario en “Orgullo y Prejuicio para dummies (5)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: