Supersticiones: ¿qué hay detrás del viernes 13?

Esta entrada la puse en el sitio de mi trabajo, y ahora se la traigo a uds.

Según el Diccionario Oxford, una superstición es una «Creencia que no tiene fundamento racional y que consiste en atribuir carácter mágico o sobrenatural a determinados sucesos o en pensar que determinados hechos proporcionan buena o mala suerte.» Yo no soy particularmente amante de las supersticiones. Sin embargo, los psicólogos han investigado qué papel juega la superstición y han descubierto que derivan de la suposición de que existe una conexión entre sucesos concurrentes que en realidad no están relacionados entre sí. Por ejemplo, la creencia en que los talismanes dan buena suerte o nos protegen de la mala suerte, que para muchas personas, proporciona una sensación de control y reduce la ansiedad, lo cual explica por qué la superstición aumenta en momentos de estrés y angustia. 

Las historias y leyendas detrás de la mayoría de las supersticiones más populares son, como mínimo, interesantes. Un ejemplo es la del viernes 13, de la cual hablaremos en esta entrada. El número trece, desde la antigüedad, fue considerado como de mal augurio por varios motivos. En la última cena de Jesús, trece fueron los comensales. Tanto la Cábala como las leyendas nórdicas enumeran a 13 espíritus malignos. En el Apocalipsis, el capítulo 13 corresponde al anticristo y a la bestia. Una leyenda escandinava cuenta que en una cena de dioses en el Valhalla, Loki, el dios del caos y el engaño, era el decimotercer invitado. En el Tarot, este número hace referencia a la muerte (aunque esta carta sobre todo significa cambio). Asimismo, las brujas viajaban al monte Blocksberg en grupos de trece durante la Walpurgisnacht o Noche de Walpurgis, que se celebra en la madrugada de 30 de abril a 1ro de mayo.

La carta 13 del Tarot es La Muerte

Se dice que nuestra leyenda comienza el viernes 13 de octubre de 1307, cuando, bajo las órdenes de Felipe IV de Francia (Felipe el Hermoso), un grupo de caballeros templarios fue capturado y llevado ante el tribunal de la Inquisición para ser juzgado y condenado por supuestos crímenes en contra de la cristiandad. No se sabe bien si la decisión del rey francés se debió a una motivación religiosa o, más probablemente, a cuestiones económicas. En ese tiempo, los caballeros templarios poseían una gran fortuna, y eran los principales prestamistas y acreedores en muchas regiones de Europa, en especial de Francia.

Se dice que el propio Felipe IV tenía una gran deuda con esta orden y que por ello decidió capturarlos y acusarlos ante la Santa Sede por diversos cargos, entre ellos los de herejía, sodomía y de profanar la cruz. La acusación produjo la detención o asesinato de la mayoría de los miembros de la Orden del Temple, lo que finalmente ocasionó su desaparición. Sin embargo, algunos caballeros lograron escapar, llevándose consigo muchos de los secretos de la orden, hasta hoy no revelados, así como el tesoro del Temple.

El último Gran Maestre de la orden, Jacques de Molay, finalmente fue condenado a la hoguera. Y aquí es donde nace la superstición: momentos antes de morir quemado, el Gran Maestre se habría dirigido al rey y al papa Clemente V con estas palabras: «¡Papa Clemente! ¡Caballero Guillermo! ¡Rey Felipe! ¡Antes de un año yo os emplazo para que comparezcáis ante el tribunal de Dios, para recibir vuestro justo castigo! ¡Malditos, malditos! ¡Malditos hasta la decimotercera generación de vuestro linaje!»

Jacques de Molay, el último Gran Maestre de los Templarios

Si bien los templarios fueron arrestados el viernes 13 de octubre de 1307, esta dramática escena tuvo lugar siete años después, el 18 de marzo de 1314. De cualquier forma, tanto el Papa como el rey murieron en los plazos fijados, a saber el 20 de abril y el 29 de noviembre de ese mismo año. Al ver que la «maldición» se cumplía, el pueblo asumió que el viernes 13 iba a ser un día fatídico de por vida.

Sin embargo, en España, la sociedad griega y algunos países de América Latina como Uruguay, Argentina, Chile, Perú, Venezuela, Colombia o la misma Cuba, esta superstición se ha trasladado al martes 13. El porqué viene determinado por la antigua astrología. La palabra martes proviene del planeta Marte, que en la mitología romana estaba ligado al Dios de la Guerra y lo llamaban «el pequeño maléfico». En aquel entonces, ese día estaba relacionado con el planeta rojo, conocido como el de la destrucción, la sangre y la violencia.

La superstición del 13 no es cosa de juego. La triscaidecafobia o trececafobia es el miedo irracional a ese número. En muchos países, los hoteles no tienen ni piso ni habitación 13. Incluso algunas calles y números de casa se saltan el 13.

Un comentario en “Supersticiones: ¿qué hay detrás del viernes 13?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: